sábado, 24 de febrero de 2018

CUANDO LOS DRONES TENGAN LIBRE ALBEDRÍO



Un nuevo sistema les permite volar en entornos impredecibles


Empresas como Amazon tienen grandes ideas para que los drones pueden entregar paquetes directamente a nuestra puerta. Pero, incluso dejando de lado los problemas de política, programar drones para volar a través de espacios impredecibles como las ciudades, se trata de una tarea difícil de llevar a cabo. Ser capaz de evitar obstáculos mientras se viaja a altas velocidades es, en términos computacionales, es sumamente complejo, especialmente para drones pequeños que están limitados en cuanto a la carga que pueden llevar.
La mayoría de los estudios actuales se basan en mapas complejos que buscan comunicarle a los drones exactamente dónde están relacionados con los obstáculos, lo que no es práctico en entornos del mundo real con objetos impredecibles: un pequeño error y el desenlace es un choque.
Con eso en mente, un equipo del Laboratorio de Ciencias de la Computación e Inteligencia Artificial (CSAIL) del MIT ha desarrollado NanoMap, un sistema que permite a estos vehículos volar a más de 30 km/h a través de entornos densos como bosques y almacenes. La idea clave de NanoMap es sorprendentemente simple: el sistema considera que la posición del dron en el mundo a lo largo del tiempo es incierta.

"Los mapas excesivamente seguros no ayudarán si buscamos drones que puedan operar a mayor velocidad en entornos humanos – explica Pete Florence, autor principal del estudio, en un comunicado –. Un enfoque que sea más consciente de la incertidumbre nos brinda un nivel mucho más alto de confiabilidad en términos de evitar obstáculos".
Específicamente, NanoMap usa un sistema de detección de profundidad que, unido a una serie de mediciones sobre el entorno inmediato del dron, le permite guiarse y anticipar lo que puede ver a la vuelta de la esquina.

"Es como guardar todas las imágenes que has visto del mundo en la memoria – concluye Florence –. Para que este tipo de robot planee los movimientos, esencialmente retrocede en el tiempo para pensar individualmente en los diferentes lugares en los que ha estado”.
Sin este modelo el dron chocaría el 28% de las veces.
Fuente: Quo

viernes, 23 de febrero de 2018

¿QUIERES SABER EL SEXO DE LOS PINGÜINOS? USA EL OÍDO




  El pingüino rey (Aptenodytes patagonicus) es el segundo pingüino más grande después del pingüino emperador, llega a medir un metro de altura. Solo en las isla Crozet pueden encontrarse medio millón de parejas. Excepto por una ligera diferencia de tamaño (los machos son un poco más grandes que las hembras), distinguirlos es una tarea muy compleja.

Ahora, un nuevo estudio, liderado por Hannah Kriesell, del Centro Científico de Mónaco y la Universidad de Estrasburgo, ha conseguido sexar a estas aves con una precisión del 100% en función del patrón silábico específico del sexo de sus vocalizaciones. Hasta hace poco también se utilizaba la longitud del pico, pero la precisión era del 79%.

Los nuevos hallazgos pueden ayudar a los investigadores a comprender cómo el pingüino rey elige a sus parejas, y ofrecen una técnica sencilla y no invasiva para que los investigadores profundicen en su conocimiento sobre estos habitantes de los mares antárticos.

"El patrón silábico específico del sexo en las llamadas del pingüino rey – explica Kriesell en un comunicado –, es un hallazgo muy interesante, tanto desde una perspectiva evolutiva como rara en especies no paseriformes, sino también porque permite a los investigadores con muy poco entrenamiento identificar confiablemente el género de los pingüinos rey, sin necesidad de entrar en contacto con ellos”.



miércoles, 14 de febrero de 2018

¿QUE TIENE QUE VER LA TEMPERATURA DE LA MOSCA CON NUESTROS HÁBITOS DE SUEÑO?



Nos puede ayudar a dormir mucho mejor

A simple vista parecería que no existe ninguna relación entre la temperatura de las moscas y nuestros hábitos de sueño. Pero un nuevo estudio, publicado en Genes & Development, podría ayudarnos a dormir mejor. Un grupo de científicos, liderados por Fumika Hamada, ha descubierto la primera evidencia molecular de que dos proteínas en el cerebro de insectos y mamíferos comparten un ancestro biológico común como reguladores de los ritmos de temperatura corporal, crucial para el metabolismo y el sueño.

“Nuestro objetivo – explica Hamada en un comunicado – era comprender cómo se regulan los ritmos de temperatura corporal. Esto tendría un impacto positivo en el tratamiento de las enfermedades vinculadas a nuestros ritmos circadianos, los problemas del sueño y la salud humana”

La regulación del reloj circadiano y la temperatura corporal son esenciales para el sueño y la salud. Cada vez más investigaciones señalan que los problemas del sueño afectan a una amplia gama de personas, lo que contribuye a una concentración deficiente, somnolencia diurna, depresión, trastornos gastrointestinales y otras condiciones de salud.

El estudio liderado por Hamada, descubrió que una proteína en las células del cerebro de una mosca de la fruta llamada DH31R (receptor de la hormona diurética 31) regula los ritmos de temperatura corporal mientras que los insectos están activos durante el día. Pero los investigadores se sorprendieron al saber que una proteína receptora (receptor de calcitonina, Calcr) se expresa en las células del cerebro de un ratón, midiendo las fluctuaciones de la temperatura corporal cuando los animales están activos por la noche.
Las proteínas DH31R y Calcr tienen un ancestro biológico común y secuencias de aminoácidos similares. Esta conservación evolutiva hace que las proteínas, su genética relacionada y la biología resultante, sean cruciales para los estudios que comparan la regulación circadiana en insectos y mamíferos.

Las moscas de la fruta son ectotermos, dependen de fuentes externas para el calor del cuerpo, por lo que la temperatura de su cuerpo está relacionada a la temperatura ambiente. Los mamíferos, por otro lado, controlamos el ritmo de la temperatura corporal a través de la generación interna de calor. La temperatura corporal en los humanos es típicamente más baja en la mañana y más alta en la noche cuando la mayoría de la gente está activa. Se enfría durante la noche a medida que la gente se adormece.
Los científicos señalan que el estudio debería tener un impacto significativo para los investigadores que analizan los ritmos circadianos, el metabolismo del sueño, la fisiología, el comportamiento animal y la evolución. El próximo paso es profundizar en los procesos genéticos y moleculares que regulan los ritmos de temperatura corporal y el sueño.
fuente: Quo


lunes, 12 de febrero de 2018

CANGREJOS CLÓNICOS ESTÁN INVADIENDO EL MUNDO




La especie se creó accidentalmente en un acuario de Alemania en los años 90

Cangrejos como el de la foto no existían hace unas décadas. Se trata de una nueva especie llamada Procambarus virginalis (aunque también se la conoce por el nombre más común de Marmorkreb) que se crió de forma accidental en un acuario de Alemania en los años noventa, cuando una hembra alumbró a otro ejemplar sin intervención sexual de ningún macho.

Desde entonces, la especie se ha reproducido a una velocidad de vértigo, y se han encontrado ejemplares en casi todo el mundo, aunque su presencia es especialmente notable en las aguas de Madagascar. Y todos ellos tienen algo en comón. Son geneticamente idénticos a esa hembra primigenia, lo que ha provocado que se les considere cangrejos clónicos.

El Marmorkreb es, por tanto, el único crustáceo conocido que se reproduce por partenogénesis. El problema es que se trata de una especie invasora que causa problemas medioambientales graves en los ecosistemas en los que es introducido. Problemas que se agravan por el hecho de que su particular forma de reproducirse hace que aumente su número con una facilidad asombrosa.

Pero también tiene algo positivo. Y es que un equipo del Centro Alemán de Investigación del Cáncer ha tomado a este cangrejo como modelo para intentar comprender mejor el mecanismo por el que funcionan los tumores cancerígenos. Según los  investigadores alemanes, el sistema por el que se reproducen clonalmente estos crustáceos es similar al que hace que las células tumorales se expandan.

domingo, 4 de febrero de 2018

Los microondas contaminan tanto como 7 millones de coches





La escala de sus impactos en el medio ambiente no se conocía hasta ahora.


En lo que se refiere a la emisión de gases de efecto invernadero, los esfuerzos de los gobiernos se centran en reducir al máximo posible la circulación de automóviles. Pero puede que los esfuerzos estén, a pesar de todo, mal enfocados.

El uso de los microondas, un electrodoméstico casi imprescindible en los hogares europeos, emite tanto dióxido de carbono como casi siete millones de automóviles solo en la Unión Europea, según un estudio de la Universidad de Manchester.

Los investigadores han llevado a cabo el primer estudio exhaustivo sobre los impactos ambientales de los microondas, considerando su ciclo de vida completo, desde que se compran hasta que son desechados.

Los microondas representan el mayor porcentaje de ventas de todo tipo de hornos en la UE, con cifras que llegarán a casi 135 millones en 2020. A pesar de esto, la escala de sus impactos en el medio ambiente no se conocía hasta ahora.
En total, el equipo de investigación analizó 12 factores ambientales diferentes, incluido el cambio climático, el agotamiento de los recursos naturales y la toxicidad ecológica.

Las conclusiones fueron claras: los microondas emiten 7,7 millones de toneladas de dióxido de carbono al año en la UE. Esto es equivalente a las emisiones anuales de 6.8 millones de automóviles, o el equivalente a la electricidad anual generada por tres grandes plantas de energía de gas.

Tal como se muestra en la investigación, los principales contaminantes ambientales son los materiales utilizados para fabricar las microondas, el proceso de fabricación y la gestión de residuos al final de la vida útil. De hecho, el proceso de fabricación por sí solo contribuye con más del 20% al agotamiento de los recursos naturales y al cambio climático.

 Sin embargo, es el consumo de electricidad por microondas el que tiene el mayor impacto en el medioambiente, teniendo en cuenta todo su ciclo de vida, desde la producción de combustibles hasta la generación de electricidad.

Por ejemplo, el uso habitual de un horno microondas durante una vida útil de 8 años, que utiliza 573 kilovatios hora, consume tanto como si dejáramos encendida una bombilla LED de 7 vatios durante unos nueve años, el equivalente al gasto de tres grandes plantas de energía de gas en un año.
Fuente; muy interesante 




viernes, 12 de enero de 2018

¿Qué impulsa nuestros hábitos de control?



La mayoría de nosotros al irnos a dormir, de repente pensamos: "Espera, ¿cerré la puerta de casa?" (Y lo comprobamos incluso varias veces). Para algunas personas, esto puede ser un acto completamente normal pero, para otras, puede evidenciar un trastorno de ansiedad. Según los expertos, el punto de inflexión está en tener miedo a perder el control

Si nos imaginamos a una persona que revisa que la puerta de su casa está cerrada una docena de veces y da varias vueltas a su casa para estar completamente seguro de que todo está bien, probablemente estemos ante un caso de trastorno obsesivo-compulsivo (TOC), un tipo de trastorno de ansiedad caracterizado por una tremenda obsesión por el control -intentando controlar lo incontrolable- y con pensamientos recurrentes y negativos al respecto.

Sin embargo, muchos de nosotros estamos expuestos a explosiones repentinas de incertidumbre. ¿Apagamos el gas antes de irnos a nuestras vacaciones? ¿Cerramos todas las ventanas de la casa? O peor aún, ¿nos olvidamos a uno de los pequeños en casa?

Las distracciones y las prisas para llegar a tiempo a donde necesitamos ir, dan como resultado estos lapsus de memoria y la conmoción repentina cuando nos damos cuenta de que no estamos seguros de si hicimos todo lo que deberíamos haber hecho.

Una nueva investigación de la Universidad de Concordia en Montreal (Canadá) sugiere que ese temor a perder el control puede dar como resultado un comportamiento recurrente de control (obsesión por el control). Esto, según los expertos, puede ser el núcleo de muchos trastornos de ansiedad, incluido el TOC.

"Hemos demostrado que las personas que creen que van a perder el control son significativamente más propensas a mostrar un comportamiento de control con mayor frecuencia", comenta Adam Radomsky, coautor del trabajo en la revista Journal of Obsessive-Compulsive and Related Disorders.

"Cuando tratamos el TOC en la clínica, podemos tratar de reducir las creencias [de los pacientes] sobre perder el control y eso debería reducir sus síntomas", aclara Radomsky

El experimento

Los expertos contaron con 133 participantes reclutados entre la cohorte de estudiantes de pregrado a los que facilitaron falsos electroencefalogramas -usados para medir la actividad eléctrica del cerebro-, asignándoles comentarios falsos al azar acerca de que tenían un riesgo bajo o alto de perder el control sobre sus pensamientos y acciones.

Una vez convencidos los voluntarios de que tenían el control completo sobre sí mismos o corrían el riesgo de perder el control, los científicos les pidieron que completaran una tarea informática que requería "controlar el ritmo de las imágenes" haciéndolas desaparecer antes de que desaparecieran de la pantalla.

Sin embargo, lo que los participantes no sabían era que no tenían ningún control real sobre las imágenes, que estaban programadas para moverse dentro y fuera de su vista en momentos específicos.

Los científicos descubrieron que los participantes que estaban convencidos de estar en mayor riesgo de perder el control de sus acciones se involucraron en un comportamiento de control más meticuloso que sus otros compañeros, a quienes se les dijo que probablemente mantendrían el control.

Los hallazgos verificaron la hipótesis de trabajo inicial de los investigadores. "Los temores y creencias de las personas sobre perder el control pueden ponerlos en riesgo de una gran variedad de problemas, incluyendo trastorno de pánico, fobia social, TOC, trastorno de estrés postraumático, ansiedad generalizada desorden y otros ", dice Radomsky.

Según Radomsky, "este trabajo tiene el potencial de mejorar enormemente nuestra capacidad para comprender y tratar toda la gama de problemas relacionados con la ansiedad".

Así las cosas, controlar el comportamiento equivaldría a un menor deseo de control.
fuente: muy interesante







domingo, 31 de diciembre de 2017